PEQUEBABYS

Blog para madres, padres y de más

El cordón umbilical

cuidado-del-cordon-umbilical

El cordón umbilical en el recién nacido es algo así como lo último que queda de la unión física interna que había entre el bebé y su madre. Permanece durante unos cuantos días, secándose, hasta que se cae y aunque no hay que hacer mucho para que eso suceda, sí hay que tener en cuenta algunas recomendaciones.

La OMS sugiere también que lo recomendable es esperar entre 30 y 120 segundos tras el nacimiento, con el fin de que el bebé tenga menor necesidad de transfusión de sangre (y menores probabilidades de sufrir anemia) y menor riesgo de hemorragia intraventricular.

Ahora bien, el pinzamiento tardío de cordón sólo se puede hacer en caso de que no se vaya a donar la sangre del cordón umbilical, ya que si se va a hacer la donación de esas células sanguíneas el pinzamiento debe ser inmediato.
Una vez nace, se done o no se done, se corte antes o después, la porción de cordón que está unida al bebé permanece ahí, saliendo de su ombligo, fresquita al principio, hasta que, unos días después, seca y momificada, cae. Lo habitual es que caiga en el transcurso de la primera semana, pero a veces llega a tardar de dos a tres semanas.

La recomendación habitual es la de curarlo con alcohol de 70 grados empapado en una gasa que debe envolver el cordón. Según el hospital, al alcohol se le añade antiséptico, siendo de elección la clorhexidina (la povidona yodada no debe utilizarse en bebés y la mercromina colorea el cordón, dificultando su valoración).

Esto se hace dos o tres veces al día, dejando el pañal doblado para que no lo presione ni sostenga fijo, ya que si siempre está en la misma posición la parte inferior del cordón quedará más fresca que el resto y tardará más en secarse.
¿Hay que curar el cordón?
En una revisión de estudios realizada por la OMS en 2004, en que se incluyeron 22 estudios con 8.959 bebés, vieron que era indiferente cómo se curara el ombligo al comparar el uso de antiséptico con el cuidado del cordón en seco.

Es decir, que aquellos padres que no hicieron nada más que mantener el cordón del bebé seco tuvieron el mismo pronóstico (el mismo número de infecciones de cordón en el bebé) que aquellos que lo curaron con antiséptico o con algún placebo.

Ahora bien, los autores de la revisión consideraron que hacía falta más evidencia y que en aquellos lugares donde el riesgo de infección bacteriana es alto (allí donde haya poca higiene, mala alimentación, etc.) se utilice antiséptico.
¿Puedo bañar al niño si aún no se le ha caído el cordón?

Sí, se puede bañar al bebé cuando aún no ha caído el cordón, aunque teniendo en cuenta que lo interesante es que se vaya secando, parece que lo más lógico es no hacerlo. En caso de bañarlo lo importante es después secar bien el cordón con gasas, para que quede limpio y seco. En caso de no bañarlo con inmersión del cuerpo, podemos hacer el llamado lavado del gato, con esponjita, agua y un poco de celeridad.
Cuando acudir al pediatra
En caso de que huela mal, haya secreciones o sangre (que manche un poco de sangre en la camiseta es normal, pero si vemos que está sangrando, no) debemos acudir al pediatra, ya que probablemente haya que hacer uso de antibiótico para evitar la infección del mismo. Si sangra, se recomienda poner gasas y hacer presión en el lugar de sangrado para contener la hemorragia (y acudir igualmente al pediatra para que lo valore).
¿Qué hacer cuando el cordón umbilical ya ha caído?

Observar cómo ha quedado el ombligo, ya que puede haber un pequeño granuloma (como un trozo de cordón fresco de tamaño variable, que puede llegar a ser del tamaño de un garbanzo) que deberá de nuevo secarse y caer y que deberemos tratar de nuevo como si fuera el cordón. En tal caso, puede ser interesante acudir a la enfermera para que le eche un ojo (sin prisa), por si considera necesario el uso de nitrato de plata para ayudar a reducir el tamaño del granuloma y disminuir el riesgo de infección.

Si no hubiera granuloma se recomienda seguir controlando el cordón unos días más. En mi centro de salud decimos que al segundo día de caer empiecen a bañarlo si quieren, todo depende de si ya lo estaban bañando o no, porque si lo hacían lo único que deben seguir haciendo es mantener seca la zona.
¿Y si aún mancha?

Sucede a veces que el cordón ya ha caído, tratamos de abrir el orificio del ombligo para mirar si queda algo de cordón y, no viendo nada, veamos que aún a veces se mancha la camiseta o el pañal con unas gotas de sangre. La recomendación habitual es ir limpiando hasta que deje de suceder, pero en mi experiencia personal y en la consulta me ha funcionado mejor no hacer nada. Es decir, dejar que salga un poco de sangre, que se manche la zona del ombligo, que se seque, y en vez de retirar esa sangre seca, dejarla para que haga de tapón. El cordón no sangra más y un buen día esa “costrita” cae y listo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>