PEQUEBABYS

Blog para madres, padres y de más

Síndrome del nido

3fe09af8-fac0-462d-96c2-00336600a69e

Cuando me quedaba un poco más de un mes para llegar a la fecha término de mí embarazo, unos amigos vinierón a casa a visitarnos, al entrar, una de mis amigas se dirigió a mí marido riéndose y le formulo una pregunta muy curiosa “¿ José, que le ha dado por hacer?” mí marido y yo nos miramos, esta vez como embarazados primerizos que no teníamos ni idea de nada, nos quedamos con cara de tontos, no sabíamos ni por qué nos hacían esa pregunta ni a que se referían… y fue así como conocimos el curioso síndrome del nido, algo que dicen que pasa en la recta final del embarazo.

Por su puesto el nombre no es casualidad, es una semejanza a la preparación del nido que hacen las aves cuando van a poner los huevos para empollar a sus crías. Para estas madres todo tiene que estar perfecto a la llegada de su bebe.

Según la ginecóloga roció Ruiz, a nivel físico el síndrome del nido se explica como una reacción espontánea que pone a prueba el organismo materno con el fin de que, llegado el momento, se encuentre en forma y bien preparado para afrontar el parto. Desde el punto de vista emocional, esta sorprendente actividad es una forma de evasión que utiliza la embarazada ante el temor que le produce la inminente llegada del parto. Por otro lado, es una muestra clara de su interés y de su ilusión por tenerlo todo a punto para cuando llegue el bebé (aunque ello no significa que las futuras mamas que se sienten agotadas tengan menos interés e ilusión).

Es decir que si en los últimos tres meses de su embarazo le ha dado por pintar la casa, hacer una limpieza general de esas que hacía tiempo no hacia, lo tiene todo extremadamente ordenado aun cuando siempre fuiste un desastre, si has limpiado el sótano o ha ordenado veinte veces la misma cosa ¡enhorabuena! Has tenido o tienes todos los síntomas.

A mí no me paso, sí que es verdad que puse  su dormitorio, lo decoré,  le arme su cunita,  le puse las sabanas, colgué toda su ropita pero mi idea era que cuando llegara a casa ella ya tuviera un espacio  a parte de mis brazos, mi idea era que se sintiera en casa.

¿Queréis saber lo que a mi amiga le dio por hacer? pinto todas las paredes de su casa de rayas de color rojo y negro obviamente al mes de nacer su bebe cambio el color de las paredes, si no recuerdo mal a un gris perla, porque  por mucho síndrome del nido que tuviera esos colores eran espantosos.

A raíz de comentar entre la gente este curioso síndrome, he escuchado miles de historias que me han dejado cao, la mas sorprendente fue la de una mamá que estando en la recta final de su embarazo tiro una pared con un martillo que le dejo su cuñado de profesión albañil (imaginaros el martillo) para juntar la cocina con el salón para que diera más amplitud, no soy quien para opinar pero la verdad es que me quede  sin palabras.

Recuerden que por mucha energía que sientan en la recta final de su embarazo cualquier esfuerzo puede ocasionar daños irremediables a nuestro bebe o provocar un parto adelantado, si se sienten con muchas energías no hagan locuras, vayan a natación, paseen, disfruten de sus últimos tres meses haciendo cosas bonitas no pintando paredes o directamente quitándolas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>